Pleasure Shelter: lo intentaré...

domingo, 14 de agosto de 2011

lo intentaré...

Escribir el sentimiento que ni tan siquiera se describir es complicado, pero quiero intentarlo en esta tarde nubosa, pues siento una sensación en el estómago que clama salir de mí.

Sé que si no habéis sentido nunca esta sensación no podréis saber de qué hablo, por muy buenas palabras que encontrara, que seguro no será el caso, y que, en cambio, si las habéis sentido, no sería necesario usar ni una palabra.

Desconozco la mayoría de las sensaciones que estoy viviendo en el camino de mi sumisión, no tan solo por su novedad sino por su intensidad, pero las vivo y revivo y deseo que jamás se vayan de mí.

Es un conocimiento continuo de mi misma, de mis sentimientos, de mis defectos, de mis virtudes, de mis miedos y mis capacidades, a la vez, que al entregarlos todos ellos sin tabúes, me enfrento a la aceptación de mi misma y a la mejora contínua.

Ver como alguien valora mi ser, como ama cuanto le doy y como guía mis pasos me hace sentir especial. 

No significa que sea un camino fácil, al contrario, soy una persona con un fuerte carácter, muy cabezota y rebelde, pero mi sentir es auténtico ante mi Señor, y Él lo sabe, porque aunque me desvíe del camino, me reconduce, por muy duro que resulte para ambos. En ese momento es realmente doloroso, pero una vez visto de nuevo el camino me llena de gozo comprobar que eso es cuanto siento, que si me pierdo no soy feliz y si me guía me encuentro a mí misma.

Puedo decir con certeza que éste es mi sentir, que ser la sumisa de Qarpatian es mi camino y abrigo el dolor que pueda sentir en mi doma para conseguir llevar a cabo cuanto siento.

Mi Señor me enseña a quererme, a respetarme y a no dejarme llevar por mi cobardía y comodidad presentando ante mi retos que alientan mi entrega. Me empuja con ello a esforzarme y a valorar todas esas pequeñas cosas que hacen de nuestra relación un vínculo único, con sus flores y sus piedras, pero al fin y al cabo, nuestras flores y piedras.

Le amo, no tengo miedo a decirlo, pues así me enseña ha hacerlo día a día.

Por último...decir....gracias mi Señor por enseñarme la manera y dejarme desarrollarla siendo yo misma.






1 comentario:

  1. Nada que agregar.
    Un abrazo en el camino.
    Estoy ahí cerca :]
    Muaks!

    ResponderEliminar