Pleasure Shelter: Minina caprichosa

miércoles, 4 de julio de 2012

Minina caprichosa



Si fuese spankee hoy disfrutaría y haría disfrutar a mi spanker porque es de esos días en que busco que me pongan en mi sitio, y ciertamente sé que daría motivos para una buena azotaina. Siento esa necesidad de sentirme sometida, es algo que de vez en cuando se me descontrola y surge desde el interior. Fluye mi instinto felino más rebelde, me veo alborotada e incluso puedo decir que estoy irreverente.

Supongo que a muchos de los que me leéis no os parecerá nada malo, al contrario, e incluso puede ser realmente motivante y morboso para quien guste de una buena sesión de spank, pero en mi caso es distinto. Intentaré explicarme…

Sé que en muchas relaciones se provoca el disfrute de este modo de juego, y sé que es algo que dentro de un contexto determinado en mi relación también podría llegar a darse, pero para nada es el motor ni algo que se busque de este modo.

Soy su sierva por deseo y convicción y una de mis máximas es la obediencia, y esta rebeldía juguetona que en ocasiones siento, puede llevarme si no la controlo debidamente, a fallar a mi compromiso, y por lo tanto, a obtener la sanción correspondiente, completamente merecida.

Seguro que hay quien piensa que justo eso es lo que estoy buscando con mi actitud, pero puedo asegurar, pues tengo pruebas de ello, que los correctivos que recibo no son ningún juego y son realmente desagradables para mí, no solo por el propio castigo en sí, sino por el sentimiento de fallo que me generan.

Por ello, cuando me siento insolente, cuando algo en mi interior me lleva a ser una “niña traviesa” rememoro todas aquellas veces que he recibido el pago por ello y revivo el arrepentimiento que me ha sobrecogido en cada una de esas ocasiones, para controlarlo.

Hoy aparte de eso, que me está ayudando, le hablo a mi Señor en su ausencia, liada en mis quehaceres diarios, y así me expreso:

Mi Señor, hoy me siento traviesa, hoy podría ser capaz de volver a buscar provocar en Ti aquello que deseo pero que no me corresponde, y justo sé que no merezco, por el simple hecho de pensar en buscarlo por medios inapropiados. 

Siento la necesidad, mi amado Señor, de estar sometida, de abandonarme, de perder el control por completo, de que mi mente y mi cuerpo estén en Tus manos y sentirme esclava.

Ser Tu sierva significa para mí someterme a Tus deseos y satisfacer Tus necesidades, dejando mis caprichos de lado, centrándome en la satisfacción que me genera complacerte.

No olvido que estoy viva, que siento, que anhelo y que es así porque todo cuanto me has mostrado me hace añorar volver a sentir con esa intensidad que solo Tu sabes concederme.

Hoy debo debatirme con esas ansías confusas que me sobrecogen desviándome del camino que realmente deseo, las cuales me llevan a engaño, tentándome con imposibles frutos de placer. 

Por supuesto que ese placer existe, lo he gozado infinidad de veces a Tus pies, pero no se consigue así, por ello hoy te digo, mi Señor, que olvido en Tus manos mi propio querer, como ofrenda de aquello que soy.

Tu dulce sierva.



7 comentarios:

  1. Yo también he tenido en el pasado... Momentos asi pero siempre pensé que eran pruebas que me ponía mi sumisión para ir superandome. A veces da la sensación que somos demasiado planas en el comportamiento como si el antiguo yo hubiese volado y sin embargo es fruto de la educación que empieza a florecer. Tienes un bello camino, disfrútalo.

    Un beso muy dulce y gracias por tus palabras me aliviaron

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se si son pruebas, impulsos, necesidades, caprichos...no lo tengo claro, pero sea como fuere hay que tener cuidadin y no dejarse llevar en exceso por ello...no crees?

      Bien es conocido que soy impulsiva, pasional, caprichosa, traviesa y a veces la mezcla de todo es un buen coctel...para estomagos fuertes!jijij

      Como suelen decirme (creo que es lo que mas oigo)...poco a poco...

      gracias a ti por estar y por mostrarme la fortaleza en la adversidad, no sabes cuanto valoro tu entereza.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  2. Mmmmmm, delicioso culo......lo deseo con lujuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya tienes ahí un bien trabajo de investigación...te deseo mucha suerte...jijij

      Gracias por la visita y hasta pronto

      Eliminar
  3. waoooo, me estoy...o mejor dicho me estais sometiendo a una vorágine de sensaciones de seducción, vicio, placer y sexo, me encanta ese trasero que aunque no habla, sé lo que está pidiendo. mmmmm yo también te sigo dana.

    ResponderEliminar
  4. Pues bienvenido seas a mi pequeño refu...espero que te sientas como en tu casa...y si ademas disfrutas con mis pobres palabras...pues oleeeee...

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar