Pleasure Shelter: pues...Tú lo harías...

martes, 12 de febrero de 2013

pues...Tú lo harías...

Hoy de nuevo vuelvo con un pensamiento, y según parece de nuevo también bastante atípico, o así me lo han mostrado por diferentes vías gente de mi entorno más cercano, algunos de los cuales no saben que soy sumisa y otros que sí.

Los primeros no encuentran explicación a mi comportamiento y los segundos lo justifican justamente con mi sumisión...

Parto de la base que todos tienen buenas intenciones y que intentan hacerme ver lo que para ellos es lo conveniente, pero aunque soy de escuchar siempre los consejos, no soy de dejarme influenciar por ellos, sobretodo cuando tengo clara mi forma de hacer y ésta me funciona, pero me parece curiosa la divergencia de planteamientos y me apetece compartirla.

Ante una situación concreta, la cual tampoco viene al caso pues sirve cualquier momento, parece ser que es muy corriente plantearse la propia forma de actuar y esperar que los demás actúen así. Y más aún si es la propia pareja!!...

No es la primera vez que oigo un "pues..Tú lo harías..." refiriéndose a que en la situación inversa, intercambiando los papeles, si él se encontrase en mi misma situación yo actuaría de otro modo distinto al que él lo hace, y eso parece ser el rasero por el que mucha gente decide si la forma de actuar de los demás es correcta o no.

¿De verdad debemos esperar/exigir que los demás actúen como lo haríamos nosotros?
¿De verdad estamos capacitados para tan alegremente hacer juicio y valor sobre las situaciones? 
y es más....¿De verdad actuaríamos nosotros del modo en que exigimos a los demás?

Yo tengo en mi mente unas premisas tan interiorizadas que no me hace falta traerlas en cada momento a la mente, y el mecanismo es automático, puede que si sea porque soy sumisa, no lo sé, aunque a mi me parece de sentido común.

En primer lugar, cuando yo estoy con una persona determinada, y más si es como pareja, es porque me gusta como es, siento que me complementa, que me aporta y precisamente no me gusta que sea como yo, porque para eso, ya estoy yo. 

Me gusta aprender de su forma de gestionar las cosas, me gusta que me aporte una visión distinta, quiero enriquecerme, y aunque vea sus defectos igual que él los ve, hay infinidad de matices que le hacen ser especial ante mis ojos y esos son los que quiero potenciar.

Esperar o creer que esa persona actuará del modo en que yo lo haría es muy primario, significa un pobre conocimiento de su persona, pues eso, se pretende muy al inicio de la relación, cuando aún no sabemos su forma, y nuestra única medida es la nuestra propia, pero cuando la relación avanza eso es impensable.

A mi no preocupa que no actúe como yo, al contrario. A mi me preocuparía que dejara de hacerlo como él suele hacerlo, que perdiera su esencia, pero mientras sea coincidente con la forma que conozco, con aquella que me ha "vendido" ¿de que preocuparme?

Y asegurar que yo en su lugar si lo haría es una afirmación barata, porque yo en su lugar actuaría exactamente como él lo hace, porque si se cambian los papeles se cambian al completo, tú en su situación y él en la tuya, con todo, sin aislar o despreciar ninguna variable, y entonces tengo claro que actuaría exactamente de ese modo, entonces...¿esperar? ¿exigir?...

Sí, si espero, si exijo, siempre quiero que sea él, que no cambie de criterio, que sea estable y una vez le conozca en profundidad, sin necesidad de estar avaluando o preguntado constantemente, saber el modo en que actuará.

Quizás esté equivocada, no digo que no, pero estoy convencida de que así es como yo me siento mejor y sin duda la persona que esté a mi lado también. 

Apliquemos ese mismo criterio del "tu si lo harías" hacia nosotros mismos, y no tengamos doble moral.

Pues de ser así...¿acaso nos gustaría que él nos estuviese juzgando siempre tan libremente, esperando que nos comportáramos como él?...o entonces rápidamente diríamos todos indignados...YO SOY COMO SOY!..

Sinceramente, en este momento de mi vida, veo las cosas más sencillas, yo soy como soy, evidentemente, y trabajo por mejorar aquello de mi que no me agrada, y procuro respetar y valorar su forma de ser, porque parto de la base de que siempre, porque así confío, hace todo cuanto está en su mano y siempre para mi y  para el crecimiento de nuestra relación.

Yo le cuido y él me cuida, ambos hacemos todo lo posible por hacernos felices, y todo lo que salga de ahí no tiene otra razón más que la simple imposibilidad de hacerse...

¿Porque buscar más allá de lo simple? ¿porque no dejar que las cosas fluyan? y....si algo sentimos de esa forma ¿porque no expresarnos y pedir aquello que necesitemos, en vez de esperar que adivinen y nos complazcan?


Respuestas evidentes a estas alturas para mí, pero...parece que no para todo el mundo...

11 comentarios:

  1. Querida dana, es una reflexión muy profunda y personal! Es muy sano tomarse el tiempo necesario para ordenar lo que se desea y sentir la seguridad y la felicidad en el camino elegido...

    Besos azules...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tiempo es necesario en todo, pues sin él no alcanzamos a comprender quien somos y que deseamos...y de igual modo debemos dárnoslo para conocer a la persona que comparte la vida con nosotros.

      Me he alegrado de verte por el refu!

      Besines

      Eliminar
  2. LO MAS SIMPLE SIEMPRE ES LO MÁS FACIL,,, PERO SIEMPRE TENDEMOS A ENREDAR LAS COSAS.
    UN BESAZO DANA!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que nuestra propia desconfianza genera miedos, los cuales a veces son necesarios porque nos previenen de muchos males pero otras veces nos encadenas a la sospecha continua y al sin-vivir...

      Como todo...en su justa medida

      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Yo parto de una frase de Wilde que es esta: Si nosotros somos tan dados a juzgar a los demás, es debido a que temblamos por nosotros mismos. Creo que tendemos a juzgar cuando lso miedos nos atan a la ceguera. Evidentemente en una relación hay esa empatia que dices. Y como concluyes al final lo importante es el amor y la estabilidad de la coaligación de esos dos seres. Eso no es fácil, ni simple. Pues sin el instinto y la voluntad es imposible crear un destino común.

    Saludos dana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una buena franse sin duda, muy cierta porque son nuestros temores los que en demasiadas ocasiones condicionan nuestros pensamientos y con ello nuestra forma de actuar, dando un resultado contrario al que deseamos.

      No es sencillo porque lo complicamos, porque en realidad si nos dejaramos llevar en mas ocasiones por lo que sentimos todo fluye en una dirección, y al menos en mi caso, me funciona mucho mejor...

      Un cordial saludo y gracias por tus palabras!

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Estimada, me ha gustado tu posteo. Me gusta este tipo de posteo, sobre el día a día, sobre la realidad más cotidiana, que a su vez descubre la necesidad de definiciones básicas e imprescindibles. No se puede vivir sin rumbo, en realidad se puede vivir sin rumbo, pero la vida se hará más difícil.

    Me tomo el atrevimiento de agrupar tus ideas según la problemática y luego haré los comentarios que me parezcan pertinentes. Luego verás si merecen ser publicados.

    ---------------------

    “…plantearse la propia forma de actuar y esperar que los demás actúen así. Y más aún si es la propia pareja!!...”

    “…¿De verdad debemos esperar/exigir que los demás actúen como lo haríamos nosotros?...


    Yo creo que nadie es ejemplo de nada, ni nadie es el dueño de la verdad por lo que, mal puede ponerse de ejemplo, por otra parte, lo que está bien para uno puede estar mal para otro. Inclusive lo que está bien y lo que está mal varía de sociedad a sociedad. La poligamia es aceptable en las sociedades islámicas y no lo es en las católicas.


    …¿De verdad actuaríamos nosotros del modo en que exigimos a los demás?”

    Por más que nadie debiera exigirle nada a su pareja, en caso de hacerlo, debería ser, al menos, algo que el que exige esté dispuesto a cumplir. Igualmente eso no lo habilita a exigirlo.



    “…hay infinidad de matices que le hacen ser especial ante mis ojos y esos son los que quiero potenciar.”
    “A mi no preocupa que no actúe como yo, al contrario. A mi me preocuparía que dejara de hacerlo como él suele hacerlo, que perdiera su esencia…”

    “Sí, si espero, si exijo, siempre quiero que sea él, que no cambie de criterio, que sea estable y una vez le conozca en profundidad, sin necesidad de estar avaluando o preguntado constantemente, saber el modo en que actuará.”


    Es una verdadera muestra de cariño permitir a la persona que sea quien es, sin condicionamientos ni imposiciones.

    Un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En primer lugar darte la bienvenida al refu! espero que te sientas a gusto y me visites a menudo...

      Y en segundo lugar decirte que me has dejado alucinada...menuda currada de comentario!!!

      La verdad es que poco más podría añadir a tus palabras y hacerlo supondría tan solo repetir los mismos conceptos con otras palabras, así que solo te daré las gracias por tan meticuloso análisis de mis palabras...

      Espero que regreses de nuevo!

      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Gracias Señora, un gusto compartir con vos.

      Yo soy un outsider del tema de BDSM, por lo cual es esas cuestiones nada puedo aportar, no obstante trato de aprender un poco, pero más que nada intento comprender. En el resto de los otros temas, más generales, con gusto expondré mi punto de vista.

      Muchas gracias por la bienvenida y un beso grande

      Eliminar
    3. No hay de que!

      Aunque no participes de este mundo BDSM siempre que lo desees puedes dar tu opinión, pues es igual de válida que la de aquellos que la viven directamente, y además si te fijas no dista tanto en muchos aspectos de una relación convencional, claro está con sus pequeñas diferencias...pero en que pareja no las hay??

      De todos modos, el refu tiene las puertas abiertas comentes o no...

      Un cordial saludo!

      Eliminar